En 2015 surge en Mérida Refugiados de Extremadura, una plataforma de ciudadanos y ciudadanas que promueve la apertura de las fronteras para las personas que huyen de países que sufren conflictos de cualquier índole y  presionar a los gobiernos para hacer efectivos sus compromisos de acogida de refugiados. Actualmente cuentan con media docena de pisos tutelados en Grecia que acogen a unas 40 personas.

 

José María Díez dirigió esta actividad de concienciación y sensibilización sobre la crisis humanitaria que provoca el desplazamiento de miles de personas. Realizó un repaso de los derechos humanos que configuran la Declaración Universal de los Derechos Humanos, destancando cómo muchos de ellos son vulnerados en diferentes lugares del mundo.

En cualquier momento podemos ser un refugiado. Esta dura realidad se reflejó en un vídeo de ficción que mostraba cómo un niño tenía que huir de España por un conflicto bélico que se producía en Madrid y emigrar a África.

Además se hizo un repaso del origen y evolución del conflicto de Siria, a medida que la situación se recrudece se refuerzan más las fronteras en Europa.

La actividad finalizó con un momento para la reflexión a partir de la proyección de un impactante vídeo de Save the Chilren en el que se muestra cómo puede cambiar la vida de una niña dramáticamente por culpa de una guerra de la que ella no es responsable. 

 

 

 

"Sólo porque esto no esté sucediendo aquí, no significa que no suceda".

Información adicional