Con motivo de acercar nuestra cultura medieval de forma amena y divertida a los alumnos de Secundaria, dos freires truxillenses: un caballero, y su escudero de 5 años, han recreado durante una hora el mundo de los caballeros medievales en el IES Mario Roso de Luna de Logrosán. La pequeña clase práctica ha tenido como introducción el mundo de los caballeros más cercanos a los alumnos, los caballeros Jedi de la Guerra de las Galaxias, y partiendo del chisporroteo producido por los tajos y reveses de las réplicas de las espadas laser que empuñaban, han realizado un salto en el tiempo hasta el siglo XII, época de existencia de los verdaderos caballeros truxillenses.

Durante el taller, los alumnos han podido sentir tanto el acero de las espadas en sus manos como el peso de una cota de malla, comprender cómo se producía una carga de caballería y que tácticas utilizaban los infantes para soportarlas. Toda la exhibición se ha realizado con armas negras, sin punta ni filo, pero que conservan los pesos y dimensiones que tendrían como armas de guerra. En opinión del director del centro, don Francisco Bernardo García, el profesorado del Instituto Mario Roso de Luna siempre se ha preocupado por inculcar a sus alumnos tanto el respeto y el interés por nuestro entorno natural como por conocer y conservar nuestro pasado; y con este taller, llevado a cabo por los departamentos de Historia y Tecnología, se ha pretendido incentivar y motivar a los alumnos el interés por nuestro importante pasado medieval. Fortalezas como la de Trujillo, Cabañas del Castillo, o los puntos fuertes de la peña de Zorita o la Sierra de Santa Cruz, posiciones defendidas por los caballeros truxillenses, son un legado que es preciso enseñar a cuidar a nuestras generaciones futuras, y si este tipo de iniciativas contribuyen a ese objetivo se dan por muy satisfechos.